Calcetines Sushi Easy Wear (El Corte Inglés) | Sushi Socks

These are some socks that we’ve scouted in a Spanish shopping centre. They’re one size only and are sold for 4,99€ . You can find them online at the shopping centre webpage, web de El Corte Inglés as of November 2017.

Scroll down for some pictures:

A finales de septiembre (2017) nos soplaron (si estás leyendo esto, sabes quien eres :P) que el Corte Inglés habían sacado calcetines “con temáticas japonesas”. No es la primera vez que este establecimiento saca “temáticas japonesas” y hace un par de vimoas algunas camisetas con “ありがとう” escrito en ellas.

Estos son los diseños de Easy Wear de este año:

El pack sushi / ramen nos chifló (como podéis ver por el hecho de que cayeron pares para diferentes personas. Se venden como “calcetines de mujer”.

Al ser talla única no servirán a todo el mundo, así que aquí os dejamos una medida, para que sepáis a qué ateneros:

Podéis ver los calcetines en la web de El Corte Inglés por 4,99€ (a fecha de noviembre 2017).

Advertisements
Posted in Castellano, English, Spain-España | Tagged , , | Leave a comment

“We are X”. Vienna, Austria. 15 Oct. 2017

“We are X” Documentary – European Premiere + Live Q&A with Yoshiki. Vienna, Austria. 15 October 2017

WE ARE X + live Q&A mit Yoshiki “Österreichpremiere” (Austrian Premiere)
Gartenbaukino. Parkring 12, 1010 Vienna, Austria
Date: 15 October 2017, 20:00. Doors open: 19:30

When I was preparing this trip, I checked for a hotel that was close to the Gartenbaukino, the cinema where the premiere was being held. What I somehow seemed to miss (or forget) was that I managed to book a hotel in the very same building as the theatre. Talk about convenient. Even though tickets were numbered, I was early at the cinema – maybe about an hour and a quarter before doors opened. As a matter of fact I was the second person there, and I would have been pretty freaked out thinking that I had the wrong place if not for the billboard that I had checked at around 14:30 as I was coming back to the hotel for lunch.

I was downstairs at 18:20 and got talking to a German fan. It was around 19:00 that we realised that we had the same ticket number. As she spoke the language, we headed to the ticket box so we could sort things out. after a few minutes the problem was made clear – all the tickets in the first row, regardless of what number had been purchased, had printed out as Row 1, seat 5 (had I mentioned I had first row setas? *__*). The nice manager managed to solve the issue in less than 15 minutes, and had identified our seat numbers with the email we had used to purchase the ticket. And thus what could have been a bit of a catastrophe was adverted. All through this the manager was efficient and friendly – and had zero issues with English.

Although doors were announced to open at 19:30 I don’t think we went in until 19:50 or so. There was a brief presentation (in German) and some explanations to the people who had not gotten their seats correctly with the printing confusion. In the end Vienna was the only non sold-out venue of all the premiere, and I have to say that we were not that many, maybe one third of the theatre was occupied – and only by fans, as the theatre had the banner but not even a poster. Soon enough, however, the film started. Fortunately enough this was the 90-minute complete version that I had seen in Barcelona in November 2016, and not the cut out version shown at Wembley in March 2017 and Yokohama July 2017. It makes sense, though, as this is the theatrical premiere that this was the whole version (insert cheers of “Stan Leeeeeee!!” and “Blood Red Dragon!!!” here). Anyway, let’s move onto the new part of the story, as there is only one reason to want to be in first row for an hour and a half of documentary so you crank your head and squint your eyes for ninety minutes – because of the live Q&A part.

As the film finished the “translator” came in. As a matter of fact, I’m not really sure this guy knew what he had got himself into. The introductory talk was in German so not much clue of what he said aside from asking whether there were Yoshiki fans in the room. As he talked there was some reshuffling so everybody could be closer to the stage. He tried to get us into the “We are… X” routine, but we were all more focused on the door and whether Yoshiki was coming or not – especially as I think that about half the audience was not German-speaking and we had no clue of what he was saying (≧∇≦). (Aside note: translator guy? Was totally superfluous as there were like no questions in German whatsoever – and he kept trying to be funny and not managing much.)

As the translator was not being too successful in the engaging, someone from Yoshiki’s management came to tell us in English that he was getting ready and that there would be a few minutes more. However he said that he could hear us and asked us to call “We are… X”. That did have a bigger response, and finally Yoshiki came up on the stage. And he could move, which is a great improvement from last time I saw him in Yokohama. Two fans approached with roses (a single rose and a bouquet of blue roses) and then the questioning started. I won’t go into all of them, but here’s some information:

  • Yes, he knows we’re waiting for the album and that we don’t believe him anymore. But he is gracious about it. And it is not finished yet (≧∇≦)
  • The doctors have told him not to play drums ever again, and he does not know if he’ll ever be able to. He did not sound too hopeful about a new X Japan live, if I have to be blunt (>z<);
  • There were some questions regarding Yoshiki’s view of death, the afterworld, and spirituality. In general he does not really know, but he does not really “expect” to meet up with his father, Hide or Taiji again
  • Someone asked why the band did not feature more about the “relationships” within the band and the private lives of the members. Very diplomatically, Yoshiki said that Stephen Kijak did not really know anything about the band before doing the documentary, and that he was the one with creative directions. Kudos to the man, I would have answered something along the lines of “not your damn business”.
  • About sex, blood and rock’n’roll: no drugs, sex is private and hey, they do visual kei, not rock’n’roll. And they were after all chasing their dreams.
  • If he could travel back in time he would change many things. Including telling ToshI “don’t get brainwashed”
  • Yoshiki puts more passion / effort on other composers’ songs than his own as a way to “honour” them
  • Regarding writing all his compositions on paper, yes he does. He also writes a lot of other people’s solos, but always giving / having given them creative control in the end to “do their own thing”
  • He talked about how he did not want to write Endless Rain at first because “ew ballads” – then compose it in a day. He also discussed some of his musical influences (insert random Mozart jokes here)
  • There were several chocolate jokes, because he was told that he had to try Austrian chocolate. He talked about this when asked what he does when he gets creative blocks
  • He loves all the new Japan v-kei bands and he spoke about the Visual Japan Summit from 2016 and how fun it was and how many people came over the three days.
  • There were several questions about how to approach life and art, and general idea was “live, go on, believe in yourself”
  • After he dies, he would like to be remembered for the music that he makes

Towards the end we all stood up and he recorded us doing “We are… X”. After everything was over he was signing and taking pictures with a few fans onstage, but he soon left. This might have been around 22:45 or something? not sure. Fans took their leave slowly and five of us stayed behind “bonding” and talking about fandom things. We were told he had interviews till around midnight, and we sort of stayed around, until we *cough* “found out” *coughcough* that Yoshiki would be coming out another door, so we found it.

And it happened. There were about ten fans, and he paid attention to each and every one of us. He signed and gave autographs and he listened to us. And this is me being very composed because I really want to shout out that Yoshiki took a selfie with me and he listened to me and signed my We Are X and he listened and he spoke to me. Even for a few seconds, and whenever I think about it my heart races and my hands shake. And somehow, it did not happen when I was there – I mean, when he was there he looked almost surprised that we were there. Maybe because Austria was the only non sold out and we were few. Maybe he did not expect us there. Maybe Gackt is right and he is shy. I can not say, but this was special. I just can’t wrap my head around it, and I keep looking at the selfie – which is blurry – and shaking, and I cannot shed that feeling. Because I told him something that I had wanted to say for a long time, and he listened.

And I’ll stop here before I slip into a senseless goo of fansquealing. But oh, god I would so do it all over again.

JUST A NOTE: I’m looking for a Polish girl who attended this premiere. She was sitting on the first row, seat 15, has long pale hair and a pink-dyed plait. I’m trying to locate her as somehow her twitter handle did not record. If you know her (of if it is you!!!), get her to contact me! Thanks!

Presentación Europea del documental “We are X” + Sesión de preguntas con Yoshiki. Viena, Austria. 15 Octubre 2017

WE ARE X + live Q&A mit Yoshiki “Österreichpremiere” (Premiere Austriaca)
Gartenbaukino. Parkring 12, 1010 Viena, Austria
Fecha: 15 Octubre 2017, 20:00. Apertura de puertas: 19:30

Cuando estaba preparando este viaje, anduve buscando un hotel que estuviese cerca del cine en el que se iba a proyectar la première, el Gartenbaukino. Aparentemente, sin embargo, soy tan cabraloca que o no me di cuenta, o en su momento sí pero luego se me olvidó, pero me las apañé para reservar un hotel en el mismo edificio. Mira qué bien. Por ello, y aunque las entradas estaban numeradas, estaba en el cine aproximadamente una hora y cuarto antes de que las puertas abrieran. Y para mi eterna sorpresa fui la segunda persona en haber aparecido. Si no me hubiese fijado esa mañana que el anuncio estaba ya puesto, me habría empezado a dar la paranoia de estar en el lugar adecuado.

Sobre las 19h, la persona con la que estaba hablando, procedente de Alemania, y yo nos dimos cuenta de que teníamos exactamente la mima butaca. Ya que en Austria hablan alemán, la mandé en avanzadilla y en unos minutos nos confirmaron que había habido un problema al comprar las entradas: todas las de la primera fila habían salido todas con la misma butaca impresa: fila uno, butaca cinco (sí, pesqué entradas de primera fila *__*). El responsable del cine, muy amable, nos solucionó el problema en unos 15 minutos. Sacó rápidamente los listados de gente que había comprado la entrada y nos asignó los números de acuerdo con nuestro e-mail de compra. Y así, lo que podría haber sido una catástrofe fan fue simplemente un hipo de un cuarto de hora. Además durante todo el proceso, el responsable fue altamente eficiente y amable; y sin ningún problema con el inglés.

Creo que entramos sobre las 19:50. Hubo una mini presentación en alemán, así que ni idea de lo que contaron, y una recolocación de la gente de primera fila que no había recogido su entrada “recolocada”. A decir verdad, había poca gente. El teatro no estaba lleno, ya que Austria fue el único evento que no se agotó (podría haber como un tercio de ocupación) y no éramos muchos. Eso si, todos fans, porque en el teatro no había ni un triste póster, solo el anuncio de encima de la entrada. Cuando habíamos llegado todos (me imagino) comenzó la proyección, que afortunadamente ya era la versión completa de 90 minutos que se proyectó en el In-Edit de Barcelona en noviembre de 2016, y no la resumida de Wembley en marzo de 2017 y Yokohama en julio de 2017, lo que por otra parte tiene lógica (insertar aquí vítores de “¡¡Stan Leeeeeee!!” y “¡¡¡Blood Red Dragon!!!). Como ya hemos subido comentarios sobre “We Are X” pasaremos a la parte nueva: el por qué uno se traga un documental de hora y media en primera fila y se queda topo: porque luego venía Yoshiki, en vivo y en directo.

Cuando terminó la película, entró el traductor, que a día de hoy sigo sin saber si tenía alguna idea de en qué se estaba metiendo. Nos metió una mini-charla también en alemán, de la que lo único que me enteré fue que preguntó si había fans de Yoshiki en la sala. También nos dijo que las filas de más atrás podían cambiarse de sitio y adelantarse para estar más cerca del escenario. Nos explicó lo que había que contestar al “We are…” pero a decir verdad estábamos todos más pendientes de la puerta y de ver si Yoshiki entraba o no. También os comento, creo que más de la mitad no hablábamos alemán así que tampoco nos enterábamos de mucho (≧∇≦). (Nota aparte: En general, la verdad es que el traductor sobró un poco, ya que la mayoría de las preguntas fueron en inglés o japonés, y tampoco entiendo por qué se empeñaba en repetir lo mismo que se preguntaba en inglés o su interés en ser “graciosete”. En fin.)

Como el traductor no estaba teniendo mucho éxito en atraer nuestra atención, alguien del equipo de Yoshiki tomó el micrófono para decirnos que aún iba a tardar unos minutos, y pedirnos que hiciésemos el “We are… X” para que Yoshiki nos oyese. Ahí sí que la platea respondió y Yoshiki no tardó mucho en aparecer. Y se podía mover, lo cual es toda una mejora desde Yokohama. Dos fans se aproximaron al escenario con rosas (una única rosa y un ramo de rosas azules) y la sesión de preguntas comenzó. He aquí algunas de las preguntas-respuestas-cometarios resumidos:

  • Sí, sabe que estamos esperando el álbum, que ya no le creemos cuando nos dice que pronto. Y todavía no está acabado. Lo de siempre, pero se lo toma con humor (≧∇≦)
  • Los médicos le han dicho que no vuelva a tocar la batería nunca, y no sabe si lo hará. Y a decir verdad y si hay que ir a saco: no sonaba lo que se dice muy esperanzado de que pudiera volver a haber un directo de X Japan (>z<);
  • Hubo dos o tres preguntas relacionadas con su visión sobre la muerte, el más allá y la espiritualidad. Como resumen general, no sabe qué ocurre después de la muerte, pero no tiene esperanzas de reencontrarse con su padre, Hide or Taiji
  • Alguien preguntó por qué no había más reflejo de la vida privada de los miembros de la banda y de las relaciones entre ellos. Muy diplomáticamente, Yoshiki contestó que la dirección artística del documental había recaído en Stephen Kijak, quien no sabía nada de X Japan antes de comenzar el documental. Y digo que fue diplomático porque yo habría contestado que “no era de su incumbencia”
  • Hubo una pregunta sobre “sexo, drogas y rock”. Nada de drogas, el sexo es privado y no hacen rock, hacen Visual Kei y toda su intención es perseguir sus sueños
  • Si pudiese viajar atrás en el tiempo, cambiaría muchas cosas. Y le diría a ToshI “que no te laven el cerebro”
  • Yoshiki le pone más pasión a interpretar piezas de otros músicos que a las suyas propias, como manera de honrarlos
  • Es cierto que escribe todas las composiciones en partitura. Esto en ocasiones incluye parte de los solos de los demás. Sin embargo, cualquier miembro de la banda tiene control creativo para hacer “lo suyo” dentro de la pieza y del solo
  • Hablando de Endless Rain, cuando le pidieron una balada por primera vez, su reacción de “ew, no”. Luego la compuso en un día. También hubo preguntas sobre sus influencias musicales y chistes sobre Mozart y su importancia.
  • También hubo chistes sobre chocolate porque aparentemente alguien le dijo que tenía que comer chocolate austriaco. Habló sobre esto cuando le preguntaron qué hacía cuando se bloquea creativamente
  • Le encantan todas las bandas nuevas japonesas y nos habló del Visual Japan Summit de 2016, y lo divertido que fue y cuanta gente acudió a lo largo de los tres días
  • Hubo varias preguntas sobre su manera de enfocar la vida y el arte. La idea general fue “vive, persevera, cree en ti mismo.
  • Le gustaría ser recordado por su música durante muchos años tras su propia muerte.

Cuando el personal dijo que era hora de terminar, todos nos levantamos para “We Are… X” y Yoshiki nos grabó. Después, desde el escenario posó con algunos fans para selfies y firmó fundas de teléfono sobre todo, pero se marchó casi inmediatamente. Debían ser sobre las 22:45 o algo así cuando salimos del cine. Poco a poco la audiencia se fue dispersando y cinco nos quedamos cascando en la puerta, medio esperando que saliera, medio haciendo el ganso. Nos dijeron que iba a estar haciendo entrevistas hasta media noche, y después *cofcof* nos enteramos *cofcofquetosmastonta* que Yoshiki saldría por otra de las puertas, a la que nos dirigimos.

Y sucedió. Éramos unos 10, y nos prestó atención a todos y cada uno. Nos firmó, y nos escuchó. Y aquí voy a apelar a toda la dignidad que tengo porque en realidad lo que quiero hacer es ponerme a temblar y a balbucear sobre que tengo una foto con Yoshiki (movida porque razones) y cómo me firmó el BR de We Are X y cómo durante unos segundos me escuchó y me dirigió unas palabras. Y cuando lo pienso se me revuelve el estómago y empiezo a temblar y se me vuelven gelatina las rodillas. Por alguna razón no me ocurrió cuando lo tenía delante, pero ahora sí. No sé por qué no reaccioné entonces; es posible que fuera porque en aquel momento me dio la sensación de que no nos esperaba, de que como Austria había estado “tan vacío” le sorprendimos. No lo sé. Es posible que Gackt tenga razón y que sea tímido. Pero de verdad que no me cabe en la cabeza, pero cada vez que lo pienso me tiembla todo, porque pude decirle una de mis grandes verdades, y él la escuchó.

Y ya, lo dejo antes de que el momento fan inunde todo, que no es plan. Pero valió la pena. Oh, sí.

NOTA ADICIONAL: Estoy intentando localizar a una chica polaca que asistió a esta première. Se sentó en la butaca 15 de la primera fila. Intenté agregarla en Twitter pero por alguna razón el nombre no se grabó. ¡Si la conoces, pídele que contacte conmigo! ¡Gracias!

Posted in Austria, Castellano, English, Films-Películas, Showbiz-Entretenimiento | Tagged , , , , , , | Leave a comment

X2Y | P2V: Rainbow Bridge (レインボーブリッジ / Reinboo buriiji), Tokyo

The Rainbow Bridge connects the artificial island of Odaiba (jokingly referred to in SemiRandom as ShoppingCentreLand) to mainland Tokyo above Tokyo Bay. It is anchored between Shibaura Pier (Shibaurafuto) and the Odaiba waterfront. It was completed in 1993 by Kawasaki. It is a sinuous construction, including a complete 360º loop. It measures around 800 metres long and 50 metres wide, and it can be crossed by vehicle, the Yurikamome train line and walking.

The bridge is lit at night. Most of the time, the lights are white – cool white in summer and warm white in winter. However, on special occasions it is lit in different rainbowy colours, something that we think inspired the name, which was chosen by the public. However, the official name of the bridge is Tokyo Wan Renraku-kyo (Tokyo Bay Connector Bridge).

There are two walkways along the bridge. One faces the inner Tokyo bay (north walkway) which allows viewing the Minato area skyline and waterfront, including Tokyo Tower. The other side (south walkway) overlooks the outer bay and open see sometimes allowing to see mount Fuji – it can be difficult to see if the weather is too humid, condensation in the atmosphere makes it impossible, so you have higher probability to see Mount Fuji in winter than in summer.

Whether you’re keen on Odaiba or not – watch Delijah’s nose wrinkling because someone does not like Odaiba – walking down the Rainbow Bridge in either direction is a strangely fun experience. It takes about 20 – 40 minutes to cross the walkways, depending on how much you goof around. You can cross from one walkway to the other at several points – underneath the expressway – and there are benches around some of the pillars so you can sit down, rest, and be silly. Being silly is a big part of the game when walking down Rainbow Bridge, because you won’t run into that many people, and the cars will not stop to stare at you anyway. The views are great, and the advice is to do this with someone else so you can be silly together.

A possible itinerary for a day could be:

  • Get to Shimbashi station to go Odaiba using the Yurikamome line, which travels on the Rainbow Bridge (upper part)
  • One of the Museums in Odaiba, for example:
    • Madame Tussauds Wax Museum
    • Miraikan (The National Museum of Emerging Science and Innovation)
    • Maritime Science Museum
  • Wandering around one or two of the Shopping centres for lunch in one of the food courts
  • Come back to main Tokyo on foot using the walkways. Stay in the shadows and take something to drink (there is a conbini very close to the entrance on the Odaiba side. As a general idea: stay hydrated in Japan ins summer!). The closest stations on the Tokyo side are Shibaurafuto on the Yurikamome and JR Tamachi, which gets you on the Yamanote.

Access to the walkway is open between 10 AM and 6 PM (according to the Tokyo Tourism page, but we could swear it was until 8 PM in summer. Again, this one is from memory), and closes the third Monday of every month (or the following Tuesday if that Monday is a holiday). The last entry is 30 minutes before closing. Here are some pictures for you to gauge the experience.

El Rainbow Bridge (Puente Aroco Iris) conecta la isla artificial de Odaiba (que aquí en SemiRandom llamamos, en plan de guasa CentroComerciaLandia) y la zona principal de Tokio, cruzando la Bahía de Tokio. El puente se ancla entre el embarcadero de Shibaura (Shibaurafuto) y el litoral interno de Odaiba. La compañía Kawasaki completó la construcción del Rainbow Bridge en 1993. es una estructura sinuosa, que incluye un giro de 360 grados en el lado de Tokio. El puente mide unos 800 metros de largo por 50 de ancho. Se puede cruzar en la línea de ferrocarril Yurikamome, en vehículo y caminando.

El puente se ilumina por la noche. La mayoría del tiempo las luces son blancas (blanco frío en verano y banco cálido en invierno). Además, en ocasiones especiales, se ilumina con distintos tonos del arco iris, lo que creemos que dio lugar al nombre, que fue en su momento elegido por decisión popular. En realidad, el puente se llama Tokyo Wan Renraku-kyo (Puente Conector de la Bahía de Tokio).

Hay dos pasarelas a lo largo del puente. Una encara la zona interna de la bahía de Tokio (Pasarela norte), permitiendo ver el horizonte de la ciudad y el litoral de la zona de Minato, que incluye la Torre de Tokio. La otra (pasarela sur) está orientada hacia la bahía externa y mar abierto, lo que permite que a veces pueda verse el Monte Fuji (que no es tan fácil de ver, sobre todo en verano cuando hay mucha humedad y la condensación en la atmósfera lo oculta; es más fácil verlo en invierno que en verano).

Independientemente de que Odaiba sea o no plato de vuestro gusto (ah, la nariz de Delijah arrugándose, a alguien no le acaba de convencer la isla artificial ) cruzar el Puente Rainbow a pie es una experiencia extrañamente divertida. Se tarda aproximadamente entre 20 y 40 minutos en hacerlo, dependiendo mucho de cuanto tiempo os paréis en hacer el tonto (fotos, descansos, etc.) Se puede cruzar entre las dos pasarelas en determinados puntos (por debajo de la zona de vehículos) y en los grandes pilares hay bancos para sentarse y disfrutar del paisaje. Y hacer el tonto. Hacer el tonto es una de las mejores experiencias en el Rainbow Bridge, porque es un sitio accesible, pero en el que no te cruzas con mucha gente, y además los coches no se paran a mirar. Las vistas son buenas y si vais acompañados siempre se puede hacer el tonto “en pack”.

Un posible itinerario de un día, saliendo desde Tokyo:

  • Salir de la estación de Shimbashi usando la línea Yurikamome, que viaja en la parte superior del Rainbow Bridge.
  • Visitar uno de los museos de la zona de Odaiba:
    • Museo de Cera Madame Tussauds
    • Miraikan (Museo Nacional de la Ciencia Emergente e Innovación)
    • Museo Naval (Museo de Ciencias Marítimas)
  • Comida y / o simplemente cotilleo en uno o dos centros comerciales
  • Volver hacia el centro cruzando el Rainbow Bridge a pie. Como consejo(s), manteneos a la sombra y llevad algo de beber (hay una tienda de todo un poco muy cerca de la entrada en el lado de Odaiba. A modo de sugerencia general, es importante mantenerse hidratado en Japón, especialmente en verano). Las estaciones más cercanas en el lado de Tokio son Shibaurafuto de la Yurikamome y JR Tamachi, que conecta con la Yamanote.

El acceso a las pasarelas está abierto desde las 10:00 hasta las 18:00 (de acuerdo con la página de información turística de Tokio (pero de memoria, juraríamos que cuando nosotros lo cruzamos estaba abierto hasta las 20:00), y cierra el tercer lunes de cada mes, o el martes si el lunes es festivo nacional. El último acceso es 30 minutos antes del cierre. Aquí os dejamos algunas fotografías para tentaros un poco:

Posted in Castellano, English, X2Y in Japan, 日本国 | Tagged , , , , , | Leave a comment

Sandome no Satsujin (Hirozaku Kore-eda): San Sebastián, 23 Sept. 2017

SemiRandom has made a small escape to San Sebastián and its cinema festival to check out the release of Hirozaku Kore-eda’s “The third murder” (SANDOME NO SATSUJIN / 3度目の殺人). Even though we did not get accredited for the press pass (not that we really tried, we don’t have the numbers of readers we’d need) we did hit the first session after that due to being up last Sunday at 9 am to buy the tickets as the option opened. The online option was sold out within the hour.

The event was held in the Victoria Eugenia theatre in San Sebastián, on Saturday the 23rd of September, 2017 at 4 pm. The theatre is of classic cut and it has around nine hundred seats. At 3 pm the queue to enter already reached one of the corners from the main door, and doors opened around 3.30 pm. Around one hundred people waited for the film to start. We got seats on the main floor and settled to wait. What had driven us to come to check the event was the announced presence of Fukuyama Masaharu, the main actor, to introduce the film along the director. Although the actor’s name has since disappeared from the presentation notes, he was there.

Kore-eda addressed the public telling us that he did not think that this film was that much of a deviation of the normal human drama that he usually made. And then Fukuyama told us that they had been around eating and having fun and yay Spain. They both, with the help of an interpreter, told us they hoped we enjoyed the film.

It’s hard to go into SANDOME NO SATSUJIN without being spoilery. Shigemori is a brilliant recently-divorced, son of a judge, who finds himself hired to defend a man his father sentenced to 30 years of prison for murder. The defendant was released on parole and has killed again, owning up to aggravated robbery and murder. Shigemori knows that the case can not be won, so his next best option is try to fight the death penalty off. The film takes a bit to pick up, that is the impression you get at first. Actually, it is fake. It is your brain that can not keep up with the clues left for it, and you’re struggling to put all the pieces together and why are all the characters there and getting screen and trial time. And then it clicks, and your mouth is left hanging because the film is such a masterpiece that it can not and should not be described further. It is seriously brilliant. The story unravels in front of you with characters that have both lights and darkness, which make them even more human. The camera work is brutal, too, with some takes that make your blood run cold out of the sheer genius of them, such as deep conversations between Shigemori and his clients where the prison glass between them seems to disappear, or when both their faces are superimposed on the same frame, each of them with a different expression, both sides of a coin of sorts.

As we were clapping at the end, Fukuyama and Kore-eda showed up on the second floor, to receive the applause and for some reason to record us. Delilah stopped for a second to offer an “otsukaresama deshita” (great work) and got a bow and an “arigatou gozaimasu” in return. The audience waited at the bottom of the stairs at the hall to wait for them leaving and clapped.

Then we voted and we all left and the Delijah went again to… well, we are not exactly sure of what happened but the result is a signed Galileo booklet and a picture with him and is now floating in a happy pile of fan-goo. We can tell you that he was extremely nice and thankful and that his role in the film is impeccable. The character of Shigemori is up there almost brushing Galileo.

SemiRandom ha hecho una mini escapada al Festival de Cine de San Sebastián para asistir a la proyección de la nueva película de Hirozaku Kore-eda “The third murder” (SANDOME NO SATSUJIN / 3度目の殺人), el tercer asesinato. Como no somos lo suficientemente importantes para acreditación no pudimos ni intentar acceder al pase de prensa, pero teníamos entradas para la presentación al público justo después. Las entradas salieron a la venta el domingo 17 a las 9 de la mañana y en menos de una hora ya no había opción de acceder a ellas en línea, aunque quedaban entradas del mismo día para comprar en las taquillas.

El evento se celebraba en el teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, el sábado 23 de septiembre de 2017 a las 16. El teatro es relativamente nuevo pero de corte clásico con palcos y cortinones burdeos, y tiene aproximadamente 900 asientos. A las 15 ya había cola para entrar ya que las entradas no eran numeradas. A y media las puertas se abrieron y podía haber perfectamente unas 100 personas ya esperando. Encontramos asientos en la platea principal como en sexta fila y nos dispusimos a esperar. En principio lo que más nos había picado de la proyección era el hecho de que Fukuyama Masaharu, el actor principal iba a acudir a la presentación. Al principio apareció su nombre en el programa, luego desapareció, y ya pensábamos que no iba a estar presente, una pena.

Pero al final sí que estuvo, lo cual disparó el hype a niveles insospechados. Kore-eda se dirigió al público agradeciéndonos nuestra presencia. Después explicó que su especialidad eran los dramas humanos, y aunque algunos decían que esta película era un cambio de género, él no lo consideraba así. Nos invitó a juzgar nosotros mismos. Luego Fukuyama nos contó que habían estado de pinchos y pasándolo bien y que le encantaba San Sebastián. Con la ayuda de la intérprete ambos nos pidieron que disfrutásemos de la película.

Sin entrar en nada que os pueda destripar la película, vamos a hacer una minivaloración de SANDOME NO SATSUJIN. Shigemori es un abogado brillante, recientemente divorciado e hijo de un juez, que se encuentra trabajando en la defensa de un hombre al que su padre condenó a 30 años de prisión por asesinato. El acusado fue excarcelado con libertad condicional y ahora se ve acusado de asesinato con robo, cargos que acepta. Shigemori es consciente de que el caso no puede ser ganado, así que se centra en evitar la pena de muerte a toda costa. La primera impresión es que la película arranca despacio, pero es una impresión completamente falsa, porque cada escena, cada plano, están calculados. Sin embargo el cerebro del espectador no es capaz de relacionar ese cálculo y todas las pistas hasta que de repente se hace la luz, y entiende qué pintan todos esos personajes y conversaciones en la película. Y de repente se hace la luz, y se te descuelga la mandíbula. La historia se convierte en una bola de nieve rodando, imparable hacia un final sublime.

Los personajes presentan, todos sin excepción, sus luces y sus sombras, lo que los hace aún más humanos. Además el trabajo de cámara es brutal con algunas escenas que te hielan la sangre de la pura genialidad de la composición. Como ejemplo, algunas de las tomas entre Shigemori y su cliente de manera que el cristal de seguridad de la prisión parece disolverse entre ambos, o la superposición de primeros planos, laterales de ambos, cada uno mostrando una expresión, pero siendo las dos caras de la misma moneda.

Según aplaudíamos al final de la película,. Fukuyama y Kore-eda aparecieron a saludar desde uno de los palcos y por alguna razón Fukuyama nos estuvo grabando. Según salíamos Delijah se paró a decirles desde abajo “otsukaresama deshita” (buen trabajo) y desde arriba le dedicaron una pequeña genuflexión y un “arigatou gozaimasu”. LA audiencia se quedó en el hall para aplaudir y hacer fotos según se marchaban y votar a la película.

Después de eso, cuando cruzaban la alfombra roja para dirigirse al hotel junto al teatro… bueno, no tenemos muy claro qué pasó exactamente, pero resultó en Delijah consiguiendo un autógrafo de Fukuyama en el booklet de Galileo, y un selfie con su actor favorito. Lleva desde entonces viviendo la vida como una feliz y contenta pila de fan-gelatina. Os podemos decir que no solo su papel en la película es impecable, fue tremendamente agradable. Y que Shigemori está en la lista de personajes favoritos rozando a Galileo.

You may read the whole chronicle at Jbinnacle

Posted in Art-Arte, English, Showbiz-Entretenimiento, Spain-España | Tagged , , , , , | Leave a comment

Sobre los “Restaurantes de Alta Cocina Japonesa” que están apareciendo en España: Reseña de un restaurante “anónimo”

Hoy os traemos una reseña un tanto peculiar porque he aquí el truco: no os vamos a dar ni la localización ni el nombre del sitio. Hemos decidido hacerlo así porque el sitio acaba de abrir (hace un mes el restaurante estaba buscando cocinero). Vamos a convertir esta no-reseña en un “así no, dueños de restaurante. Que si queréis hacer fusión e inventos, adelante, pero llamad a las cosas por su nombre”.

Mucho se ha hablado de los “chinos disfrazados de japoneses” que proliferan por España. En general los aficionados echan muchas pestes, pero sinceramente, desde SemiRandom creemos que hay algo peor, los autodenominados “alta cocina japonesa” cuyos dueños no saben por donde se andan. Por lo menos, los chino-japos son baratos.

En primer lugar, el “que aproveche” en japonés es “itadakimasu”, la forma –masu del verbo itadaku, que significa recibir. Si te pones a escribirlo, hazlo bien. En el caso de este restaurante la palabra utilizada fue “itadaikimatsu” que no tiene mucho sentido.

En segundo lugar, los platos. Si te jactas de ser “alta cocina japonesa”, los platos de origen japonés deberían ser como mínimo el 50% de la carta. No dos o tres platos, y el resto ser cosas aleatorias que pueden o no llevar “algún elemento de origen japonés.”

En tercer lugar, los platos (sí, otra vez). Si vas a cobrar 20€ por un plato, japonés o no, el plato debe estar bueno y bien preparado. El plato no debe estar frío ni insípido. Y si te jactas de hacer un plato japonés, hazlo al menos parecido.

En cuarto lugar, los platos (y sigue siguiendo). La presentación es importante. Ejemplo: el miso debe estar disuelto en la sopa, no hecho un pegote al fondo, sobre todo si estás cobrando cinco euros por sopa instantánea de miso. Un plato puede estar “pre-cortado” para cogerlo con palillos o entero, pero no a medias para necesitar partirlo y luego usar los palillos.

En quinto lugar, los platos (¿veis el tema?). No vale todo. Una salsa de carne con un pescado puede valer en MasterChef, pero en el mundo real, no (¿salmón con salsa tonkatsu? ¿en serio??).

En sexto lugar, cuida las grafías. “Niguiri”, “toró” o “tatakí” pueden convertirse en tus señas de identidad, pero no si aparecen y desaparecen de los distintos puntos de la carta.

Ejemplos concretos de lo mencionado:

  • Takoyaki: Buñuelos de pulpo a los que les falta el pulpo (entrante de cortesía); imagen fila superior, columna central.
  • Sopa de miso de langosta: con el miso sin disolver (6,40€). Imagen fila superior derecha.
  • Vaca laqueada: entrecot frío, semi cortado en piezas (16,80€). Imagen fila media, izquierda.
  • Tatakí de toró con vinagreta jengibre y soja: frío e insípido (23,90€). En serio, el toro es la mejor pieza del atún. Estropearlo es pecado. Imagen, fila media derecha.
  • Bacalao negro: frío (30,70€). Imagen, fila y columna centrales.

Por otra parte, cuando preguntas, corres el riesgo de que te contesten la verdad, y el dueño / cocinero vino a preguntarnos. Y le contestamos la verdad. Nos descontaron el precio de los postres (de… los que no vamos a entrar a hablar, pero… chocolate y curry… pues vale, en la imagen la fila inferior). Pero aún así, la comida nos salió por 95€ para tres.

Conclusión: Manolete, si no sabes torear, ¿pa qué te metes? Así, no. Y por esos precios, mucho menos. Desde SemiRandom opinamos que todo lo que sea cultura japonesa, genial. Pero bien hecho. Este restaurante (y todos los que son como él) necesita mejorar, mucho.

Posted in Castellano, Food-Comida, Spain-España | Tagged | Leave a comment

Delijah’s summer 2017 Japan trip: 11th July 2017 – 2nd August 2012

delijahstriplogo

Posted in English, 日本国 | Tagged | Leave a comment

Maiko Henshin Studio Shiki: Maiko Transformation experience

What is this about?: Basically, a you get dressed up as a maiko (geisha apprentice) and get your picture taken. In my case I chose to do it in a shop in Kyoto called “Studio Shiki”.

This is something that had been in the back of my mind for the longest time, but I had never got around to doing it because of the price extravagancy. The truth is that over 10000¥ was something I did not feel I wanted to pay for what would in essence be pictures of myself. However, this year I got a Studio Shoot Plan as a “birthday present” from a family member. This is what was included:

  • White make-up cover
  • Hiring and getting dressed into a formal kimono
  • A pair of tabi (Japanese socks) as “present”
  • Fake eyelashes
  • Natural Wig (half-wig)
  • Eight studio photographs including a Fushimi Inari Taisha background
  • A book with eight pictures
  • CD-R with all the pictures
  • Five postcards
  • Ten minutes of free time to take your own pictures
  • Possibility of paying to get some extras

Let’s start at the beginning: Reservations can be made online, which is very convenient. However, when I made my reservation, a full month in advance, I was able to book the hour I wanted only to later receive an email telling me that my wanted hour was full and that I had to go an hour later. Trying to reschedule for an hour earlier did not work. Erm… okay, but… why can I make reservation for a fully booked hour?

I asked whether I could get a sword as prop, and the answer was “sure, just tell your photographer”. In subsequent emails I asked how long the whole experience took and I was told that about three hours.

The shop is located in Gion (Kyoto) and it is easily reachable on foot from there. The door is a sliding wood and paper door and the whole reception area is made out of wood. There are two main services, apparently – dressing you up and sending you into the world (aka kimono rental, although it looked more like yukata) and maiko / samurai transformations and subsequent pictures.

First they check your plan with you, ask you about the optional items: whether you actually want the white make-up, fake eyelashes and type of wig, and extra photos if at all (each one for 1000¥). Keep in mind that you’re buying eight pictures. They also check who is coming with you in order to call them up when they can come and stay with you.

When your name is called (in my case at 11.15 even if my friend and I had arrived early for my 11.00 appointment) you’re given a little basket, a pair of tabi (Japanese socks, with a separation for the big toe and the small ones), a gown, and the keys to a locker. The little basket also contains a small brochure to give you instructions of what you are to do in all the steps of the way.

You go up to the third floor where you change into your gown and tabi (and go to the toilet, just in case) and put all your belongings into the locker. You take with you the key (with an elastic band for you to wrap around your wrist/arm), and the little basket with the instructions and your mobile phone (or camera, but in my case my friend kept that one) for pictures during free time later.

You come down the third floor to the make-up room, where they apply the white make-up on you. If you wear glasses or contacts you have to take them off – so you have to move around barefoot and “bareeye”.

The first thing they do is painting you white – with big brush. It is an interesting feeling because the make-up is cool and the brush is so very different from regular make-up. It reaches up to your hair line, but they always leave a little bit of your unpainted skin. Afterwards they contour your face a little, add the blush and brush-paint your lips bright red. Then they do your eyes. The staff gives you instructions, and although they supposedly are fluent in English… not that much, but communication happens. You’re told where to look at each point, or to close your eyes and finally you’re offered the fake eyelashes again (and here is where I got the coughing fit that almost gave my poor make-up artist a heart attack ^^;;).

Once you have got the base of the white make-up you get your wig fitted. In my case it was a half-wig, which means that they paint part of your own hair black to stick it to the wig. They had a big closet full of lockers and each locker held one wig. They checked three or four against my head (no clue why) and then they decided on one to put on me. After they put the wig on, they stick the first part of the decoration thingies on it.

After the wig it is time to choose the kimono. At this point your companion is allowed on the floor to help you choose. Fortunately or unfortunately I already had a clear idea of what I would like, and I saw exactly the one I wanted almost right away, and when EfficientTimes arrived she said “that one is really you”. They grabbed it for me and took it to the next room, where they dress you (and your companion is sent away again.)

Before they start getting you dressed, the first thing is padding the area under your chest, because you’re supposed to be flat. Then they put the undercoat (nagajuban) on you, and tie it down (datejime), and the outer layer (the actual kimono). Then they offer you two or three obi (big belts) for you to choose from, and they tie it on you. And here is where the little disappointment came on – the obi is not elaborately tied, they just put the pre-made bow on you. They put your hair accessories on you and you are ready to be taken to the actual studio. In order to allow you to walk they tuck your sleeves and lower kimono into a string that goes around your obi. So down the stairs back to the first floor you go.

Down there I had to wait for maybe 10-15 minutes, which felt very long because you feel very vulnerable without your glasses. I could see something moving in the background, which lead to a little garden, that I thought was a cat until it jumped into a pond. Then I realised it was a duck.

Once I was admitted into the studio, the photographer was a very nice young woman. And here came the trick. Remember wanting a sword as prop, from the first email? Well, that had to be an extra picture. So here is what is not clear in the description: you get eight pre-set pictures in your package, and of course there is no problem in getting you whatever you want as a prop, as that is going to be aside from what you’re originally paying. Don’t get me wrong, I’m not upset by this, nor blaming anyone – I think it is a translation issue from Japanese to English or a miscommunication.

My photographer was, as I said, very nice, and explained about the extra photograph – it was not included in the maiko set, I had to get it on the samurai room. I agreed, because I really wanted that picture with the katana. As she was finishing explaining, EfficientTimes was shown in. She helped with the “look at X” instructions.

The photo shoot comes with eight pictures. Seven of them you are still barefoot, and for the last one you get your okobo – high platform sandals for you to walk on. The photos are:

  1. Full body, slightly backwards, with a fan and the kimono extended at your feet
  2. Upper body, front, with the fan
  3. Upper body, front, with some kind of ball / jewellery box
  4. Full body, front, with a red paper umbrella (parasol?), and kimono extended
  5. Upper body, front, looking straight at the camera with the umbrella
  6. Full body, front, looking “nice”, kimono extended at your feet
  7. Upper body, front, with some kind of bento box
  8. Full body, lower part of the kimono pulled up, with the okobo and a Fushimi Inari Taisha background

After my official shoot I was taken to the samurai room for my extra picture. Then, EfficientTimes and I were led outside, to the back part of the studio where she could take a bunch of pictures of me during the following 10 minutes. Just for the LOLs, my last couple of pictures were back with the glasses on. Which surprisingly did not even bug the make-up.

Once you’re back inside, you get your kimono undone, the wig taken away, and you’re given instructions on how to remove the make-up. After you do so and recover your normal, boring self, you have to wait for a little while and are given your pictures – and of course you pay. Finally you’re done. In my case the whole thing took about two hours and a quarter.

Final opinion: I will not tell you this is a must, it’s not even a should. If it calls you, then absolutely, do it!! (In this studio or any other, either Tokyo or Kyoto have a bunch of them). It is lots of fun, but you really need to be in a good disposition to enjoy it. Communication is not the easiest and in the end it is an expensive thing to do. They are very set on what they do, and don’t always explain in detail because after all “they know,” because it is what they always do, even if you are not aware of what is going on. Be warned that they decide the pictures, not you. You have no saying in what is portrayed, and is all standardised. But I had a blast and I really liked it, never mind all the inconveniences and issues. Not that I feel I need to repeat it, especially costing this much. However I might consider something similar at a cheaper price.

¿De qué va la película?: En pocas palabras, te visten de maiko (aprendiz de geisha) y te sacas fotos. En mi caso, lo llevé a cabo en Kioto en una tienda llamada “Studio Shiki”.

Esto es esencialmente algo a lo que llevaba mucho tiempo dando vueltas que quería hacer. Un capricho, pero claro, un capricho de más de 10000¥. La verdad es que tampoco me motivaba mucho tener que pagar ese precio por algo que al final resulta ser básicamente unas cuantas fotos tuyas. Así que siempre lo posponía, hasta que un familiar me ofreció como regalo de cumpleaños un Studio Shoot Plan, incluyendo:

  • Cobertura de maquillaje blanco
  • Alquiler de kimono formal y expertos en vestirte que te lo ponen
  • Una pareja de tabi (calcetines japoneses) de regalo
  • Pestañas postizas
  • Peluca natural (media peluca)
  • Ocho fotografías de estudio incluyendo un fondo de Fushimi Inari Taisha
  • Libro con ocho fotos
  • CD-R con todas las fotos
  • Cinco postales
  • Diez minutos de tiempo libre para hacer tus propias fotos.
  • Posibilidad de extras previo pago de su importe

Empezando desde el principio, la reserva puede hacerse online y en inglés, lo cual facilita la vida. Yo hice la mía con un mes de antelación, pero después de que la página me la confirmase recibí un correo cambiándome la reserva a una hora más tarde porque el horario que yo había reservado estaba ya lleno. Intentar cambiarla a la hora anterior no funcionó. Vale, pero me pareció muy raro que la web te deje hacer reservas para horas llenas.

En ese primer intercambio de correos pregunté si sería posible tener una espada a modo de atrezzo, y la respuesta fue “claro, sólo díselo al fotógrafo”. Posteriormente pregunté cuanto tiempo tardaba toda la experiencia y me dijeron que tres horas.

La tienda se encuentra en Gion (Kioto) y es fácilmente accesible a pie. La tienda tiene una portada tradicional, con una puerta corredera de madera y papel de arroz, y da a una recepción completamente hecha de madera. La tienda tiene dos negocios principales: el alquiler de kimonos (aunque yo juraría que eran más yukatas que kimonos) y el servicio de estudio de transformación y fotografía.

El primer paso es que comprueban paso a paso contigo las características de tu plan: si quieres el maquillaje blanco, las pestañas postizas, el tipo de peluca y si quieres fotos extras, cada una por 1000¥ . Hay que tener en cuenta que al final “lo que te llevas” son ocho fotografías tuyas. Te piden el nombre de tu acompañante para poder llamarlos cuando les toque poder acompañarte.

Cuando finalmente te llaman (en mi caso fue sobre las 11:15 aunque mi amiga y yo habíamos llegado antes de la hora de la cita, a las 11:00) te dan una cestita, un par de tabi (los calcetines japoneses que llevan una separación entre el dedo gordo del pie y todos los demás), una batita blanca, y las llaves para una taquilla. En la cesta te meten unas mini instrucciones para que sepas donde tienes que ir en cada momento.

Cestita en mano, te toca subir al tercer piso, donde están los vestuarios. Aquí te pones la bata y los tabi (se recomienda ir al baño, porque lo que va delante va delante) y guardas todas tus cosas en una bolsa. Puedes meter en la cesta tus gafas y el móvil (o la cámara, pero en mi caso se la había quedado mi amiga) para las fotos del “tiempo libre” al final.

Una vez que has averiguado como se pone la bata y te las has conseguido atar para no hacer el ridículo, bajas al segundo piso, donde está la sala de maquillaje, para que te pongan toda la “chapa y pintura”. Si llevas gafas o lentillas te las tienes que quitar, así que vas en calcetines y en plan topo.

El primer paso es la aplicación del maquillaje blanco, con una brocha grande. Es una sensación rara, pero agradable, porque el maquillaje está fresquita y te da la sensación de que es una brocha de pintor. Te acaba llegando al nacimiento del pelo, creando una línea muy clara de piel sin maquillar. Después ponen el contorno y el colorete, y te pintan los labios a pincel, rojo brillante. Después te pasan los ojos. E personal te vuelve a preguntar si quieres las pestañas postizas, y aunque el inglés de las maquilladoras no es “fluido” (al contrario de lo que dice la web) la comunicación acaba sucediendo. Te dicen donde tienes que mirar, o cuando cerrar los ojos y al final te ofrecen de nuevo las pestañas postizas (y aquí es donde a la pobre maquilladora casi le causo un infarto ^^;;).

Una vez que tienes todo el maquillaje puesto pasas al siguiente estado, que es la peluca. En mi caso fue una “media peluca”, lo que significa que te “pintan” parte del pelo y te lo unen a la peluca para que quede más natural. Había un armario enorme con taquillas y en cada taquilla una peluca. La encargada de esto me puso tres o cuatro contra la cabeza antes de decidirse por una, colocármela y ponerle los adornos.

Después de la peluca te toca elegir el kimono (ya he mencionado que me niego a aplicar la ortografía oficial con ‘q’, ¿verdad?). En este momento tu acompañante puede venir a ayudarte a elegir. Por suerte o por desgracia, yo ya traía una idea muy clara de lo que quería, y lo vi casi inmediatamente, así que la pobre EfficientTimes solo pudo llegar y decir “es muy tú”. El personal lo cogió por mí y lo llevó a la siguiente sala, donde te visten (y tu pobre acompañante a esperar de nuevo).

Antes de vestirte lo primero que hacen es “acolcharte” y ponerte relleno bajo el pecho para que todo el frontal quede plano. Después empiezan a ponerte capas: primero el nagajuban (capa inferior) que atan con el datejime, y luego ponen las dos capas del kimono en sí. Te ofrecen dos o tres obi (cinturones grandes de tela) para elegir, y aquí me llegó la mini-decepción: te plantan el lazo ya pre-hecho, no te lo atan. Finalmente te ponen el adorno final del pelo y ya está todo. Para que puedas caminar ahora que te mandan al estudio fotográfico te atan la parte inferior del kimono al obi, y si tienes suerte no te matas por las escaleras.

En mi caso tuve que esperar unos 10-15 minutos hasta entrar en el estudio. Como no tienes nada que hacer y además estás en plan topo se te hace largo. Además donde yo estaba esperando daba a una ventana hacia el patio, y había algo moviéndose por la hierba. Mi idea de que era un gato se desvaneció cuando el bicho se tiró al agua: gato; pato. Parecido.

Una vez que pasé al estudio, la fotógrafa era una chica joven muy maja. Creo que es por eso por lo que no tuvimos la pelotera del siglo cuando de repente me encuentro con “el truco”. ¿Eso de que yo quería una katana? Sí, claro que no hay ningún problema. Las ocho fotos son fijas, ¿quieres katana? Vale, es una foto extra, y como extra, la pagas aparte. Es decir, que lo que has pagado son las ocho fotos estándar. Cualquier “modificación” es un extra, no una sustitución. Y que conste, que esta explicación no lleva ningún tipo de connotación, ni amargura ni cabreo. Es simplemente una descripción de la situación, y creo que la causa es un error de comunicación o traducción.

La fotógrafa me explicó que la katana era una foto extra y que no estaba incluida en el ‘paquete’. Tenía que cogerla aparte y desplazarme a otro estudio, el del samurai. En el fondo era una de las cosas que más ilusión me hacía, así que accedí. Según terminaba de explicar, otro miembro del staff trajo a EfficientTimes que tuvo un papel importante en todo esto: decirme donde estaban los sitios a lo que tenía que mirar, porque “mira a X” con 6 dioptrías y sin gafas, como que no.

El plan en estudio tiene ocho fotos, siete en simplemente con los tabi y la última con okobo, que son las sandalias con plataforma alta para que intentes caminar. Las fotos son:

  1. Cuerpo entero, ligeramente de espaldas, con un abanico y el kimono completamente extendido a tus pies
  2. Torso, de frente, con el abanico
  3. Torso, de frente, con una especie de pelota / joyero
  4. Cuerpo entero, de frente, con un paraguas (¿sombrilla?) rojo de papel, y el kimono extendido
  5. Torso, de frente, mirando directamente a la cámara, con el paraguas
  6. Cuerpo entero, de frente, en plan buena gente, con el kimono extendido
  7. Torso, de frente, con una caja de bento
  8. Cuerpo entero, parte inferior del kimono recogida, con las okobo puestas y un fondo de Fushimi Inari Taisha

Después de la sesión oficial, la fotógrafa me llevó al estudio del samurai para mi foto extra. Una vez hecha, EfficientTimes y yo pudimos salir al callejón de detrás de la tienda para 10 minutos de fotos con móvil, cámara y demás. Y porque sí, para las dos o tres últimas fotos me puse las gafas. Sorprendentemente el maquillaje ni se inmutó.

Una vez que vuelves dentro te desvisten del kimono a velocidad de vértigo, te quitan la peluca y te explican como quitarte el maquillaje. Y te vuelves al tercer piso para volver a ser la persona normal aburrida. Una vez que lo has hecho, vuelves abajo para esperar tus fotos y, por supuesto, pagar. En mi caso, de principio a fin fueron unas dos horas y cuarto.

Opinión general: esta experiencia no es necesaria, ni siquiera os la aconsejo si no es algo que os haga ilusión. Por el contrario, si os hace ilusión, ¡¡id y pasadlo bomba!! (en este estudio o cualquier otro, yo tengo procesados estudios de este estilo en Tokio y Kioto. Es muy divertido, pero tienes que estar de buenas para disfrutarlo. No es que la comunicación sea lo más fácil. El personal tiene muy clara la rutina y lo que tienes que hacer en cada momento, el problema es que tú no siempre lo tienes tan claro y las explicaciones no son siempre completas. Tú no tienes nada que decir en las fotos que te hacen o que se eligen: los planes están estandarizados y lo que entra es lo que entra. Yo, personalmente, me lo pasé pipa, me gustó mucho a pesar de los inconvenientes y molestias. Sin embargo, no es algo que considere que necesito repetir y mucho menos a ese precio. Aunque tengo que reconocer que algo más económico a lo mejor me lo planteaba.

Posted in Castellano, Culture-Cultura, English, X2Y in Japan, 日本国 | Tagged , , , , , , | Leave a comment